miércoles, octubre 26, 2005

Río

Río,
pero murmullo,
bajo
apresurado o triste,
bebo lluvia
y crezco buscando tu mar.

Serpenteo por tu cuerpo,
besando tus playas,
lamiendo las rocas,
violando tus puentes,
hasta que tu mar
me absorbe para ser
parte de ti;
contigo.

2 comentarios:

El cuenta cuentos dijo...

Me acuerdo de mis mares... de mis playas y mis costas... la nostalgia es un buen termómetro de un buen poema... pero la razón es una buena sizalla de ideas inconlusas...

Me atrevo a suponer que el poema no está completo...

Sigo contando cuentos

Anónimo dijo...

Desde Guadalajara te digo...

Breve pero preciso, así es lo más mortal, los venenos más potentes y los perfumes más finos, viene en porciones pequeñas... como tu poema, cada línea, cada palabra tiene la porción exacta de matar (o aún algo más complicado... seducir) al que te lee y a quien te admira ( como yo)