martes, diciembre 27, 2005

Ni En Sueños

Woke up, fell out the bed
dragged a comb across my head
found my way downstairs and drank a cup
and looking up I notice I was late
found my coat and grabbed my hat
made the bus in seconds flat
found my way upstairs and had a smoke
and somebody spoke and I wend into a dream

The Beatles A Day In The Life


Despierta, como todos los días. El calor de las cobijas, el sueño de la noche anterior, todavía descansan con él. En su cuarto ese olor tonto, sordo, pesado, encerrado toda la noche.

Restriega sus ojos para quitarse las pesadillas de la noche, y así ver el verde azul de las montañas, opacadas por un gris claro y transparente, la ciudad, el smog.

El despertador gritando, había que dejar la cama. Ahí quedarían los sueños de colegialas tímidas formadas en fila, hombres desnudos, en espera de algo, y la humedad de su subconsciente, viajero de la noche. Solo un momento piensa en ella, como costumbre matutina.

Intenta levantar su cuerpo, todavía torpe. Algo no se lo permite. Toma con la mano las cobijas, las empuja. No logra nada. Sin desesperarse, rueda de la cama para librarse de ella, y entonces se da cuenta. Está atrapado.

Mira todo el cuarto. Ahí está su vida, sus amores, sus sueños, sus hobbies. Esta toda su vida. Su mochila, los cuadernos listos para ir al colegio, donde solo tal vez la encontraría, hermosa, sensual, aunque aun niña.

Vuelve a dormir. Sueña con inmensas olas que vienen hacia él, olas gigantes, que abren sus brazos como colosos, corre, corre hacia la playa y se encuentra una muralla, está acorralado, no puede huir de la caía de las olas, repletas de sonrientes surfistas que parecen no darse cuenta. La ola cae, revienta sobre él, no hay salida.

Despierta, aún asustado. Mira el despertador de nuevo, más asustado aún; la prueba, el profesor, iba a llegar tarde.

Nuevamente intenta deshacerse de las cobijas. Al parecer no lo logrará nunca, nunca antes del comienzo de la prueba. El miedo empieza a llenar su corazón. El desayuno está listo, lo sabe por el olor del café, dulce y caliente.

La angustia lo invade. Grita, pide ayuda, pero está solo. Forceja desesperadamente con las sábanas, solo logra fatiga, cansancio, pelusas de cobija enredadas en su boca, y un golpe en la cabecera de la cama. En sueños, ella le da su primer hijo, pero él pierde su trabajo por llegar tarde. Entonces quiere despertar. Esta vez no. Y nunca más.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Amigo, se dice que los poemas no son de quien los escribe sino de quien los siente, y estoy segura de que muchas personas nos hemos adueñado de tus palabras y en momentos has traducido a expresión grafológica expresiones intimas e individuales, has hecho colectivo tus sentimiento y mira que hay que tener mucho valor para esto pero es de lo que más te sobra.

Me encontre esto y aunque no lo escribi yo, lo usurpe para mostrartelo a ti...
"Durante toda mi vida he entendido el amor como una especie de esclavitud consetida, pero esto no es así: la libertad solo existe cuando existe el amor.
Quien se entrega totalmente, quien se siente libre ama al máximo. pero en el amoR, cada uno de nosostros es responsable de lo que siente y no puede culpar al otro por eso. Nadie pierde a nadie porque nadie posee a nadie. Y esta es la verdadera experiencia de la libertad TENER LO MAS IMPORTANTE DEL MUNDO SIN POSEERLO.

Nunca olvides que sigue mi invitación, te estoy esperando aqui en la ciudad más linda del mundo: GUADALAJARA

Anónimo dijo...

Amigo, se dice que los poemas no son de quien los escribe sino de quien los siente, y estoy segura de que muchas personas nos hemos adueñado de tus palabras y en momentos has traducido a expresión grafológica expresiones intimas e individuales, has hecho colectivo tus sentimiento y mira que hay que tener mucho valor para esto pero es de lo que más te sobra.

Me encontre esto y aunque no lo escribi yo, lo usurpe para mostrartelo a ti...
"Durante toda mi vida he entendido el amor como una especie de esclavitud consetida, pero esto no es así: la libertad solo existe cuando existe el amor.
Quien se entrega totalmente, quien se siente libre ama al máximo. pero en el amoR, cada uno de nosostros es responsable de lo que siente y no puede culpar al otro por eso. Nadie pierde a nadie porque nadie posee a nadie. Y esta es la verdadera experiencia de la libertad TENER LO MAS IMPORTANTE DEL MUNDO SIN POSEERLO.

Nunca olvides que sigue mi invitación, te estoy esperando aqui en la ciudad más linda del mundo: GUADALAJARA

Guambra Cosmero dijo...

Blogs and Beers en Enero y en Quito. Mas información en mi blog proximamente.

pastv dijo...

mmmm... creo que desde ahora no se pegaran las sabanas... o sera que mañana se me pegan tanto hasta ahogarme??? no lo se... saludos!